Lunes, 29 De Mayo De 2017
C/ Major, 2, Almatret - 25187
Teléfono: 973 138013 Fax: 973 138067

Historia

Historia Antigua de Almatret

Foto

Según nos dice la historia que hemos podido recuperar parece ser que en los fondos al lado del río-no en el Plad' Almatret-, hubo en un tiempo, poblaciones íberas; cerca de la llamada "Partida de Escampillà" donde se han encontrado numerosos restos históricos: cerámica ibérica, romana, una piedra de sacrificios celta, escombros de un castillo (dedo de los moros), unos hornos de vidrio ... El llamado "Castillo de los moros" parece ser que lo levantaron los romanos cuando la península estaba dividida entre la Ispania Citerior y la Ispania Ulterior, este castillo está situado en la cima de un cordillera que divide el Escampillà del barranco de l'Aiguamoll. La llamada "Pedra Escampillà" se encuentra situada cerca del castillo de los moros, es de origen celta que nos indica que durante la guerra de las Galias un grupo celta se asentó cerca de la zona, para proteger a los romanos de los caudillos militares Indibil y Mandoni, la piedra de sentido religioso tiene grabada una inscripción que dice "CONIAGELLIETAR" que puede significar "colonia fundada por Gellitar". Después tenemos los visigodos (provenientes de Europa), que poblaron y dominaron la península hasta la llegada de los árabes. En el año 1149 Ramón Berenguer IV, fundador de la Corona de Aragón, "reconoce" Lleida, Fraga y Mequinenza. Dada la proximidad de Almatret a estos núcleos de población debemos pensar que el pueblo fue abandonado por los árabes en estas fechas. Berenguer IV fue repartiendo el territorio entre los nobles que le habían ayudado, así es como a Ramón de Moncada le correspondieron Aitona y Seròs, y fue nombrado conde de Aitona (el escudo de los Moncada se puede ver encima de la puerta de la antigua cárcel del pueblo) Más tarde, a finales del siglo XIII, estas tierras pasan a pertenecer a los Entença. Así llegamos a la fecha de 1301, en que se firma la "Carta de Población" de Almatret.

Carta de Población 1,301

La Carta de Población fecha de 1301, se redacta en un contexto medieval y está escrita en latín eclesiástico de la época. Significa la colocación de la primera piedra del pueblo tal y como lo conocemos actualmente. Esta Carta no es más que un contrato feudal. Un contrato de servicios que dan los señores (protección, tierras, servicios ...) a cambio de fidelidad, obediencia, y el pago de varios diezmos. Comienza así: "Sepa todo el mundo que nosotros, yo, en Guillem de Entenza y ella, Berengera, esposa mía, por medio de este escrito, nosotros y para todos nuestros sucesores, damos a poblar y edificar un pueblo, a vosotros , Ramon Carví, Arnald Darques, Jaume Granell, Pere Raedor, Maimó Bertran, Pere Granell, hijo de Salvador Granell, Pere Carví, hijo de Raimond Carví, Guillem Carin, Agremon de Fluvià y Borrás Gassol y a vuestros sucesores y para siempre, os damos, repetimos, todo el llano llamado Almatret, asentado fuera de los términos de la villa de Seròs, con todas sus pertenencias por las que las aguas van al Ebro y hasta los términos de Ribarroja, Berrús y Faió ". Así pues podemos saber a quién perteneció el llano de Almatret a partir del año 1301.

Las Ordenanzas Municipales

El pueblo de Almatret, que había sido dado por los señores de Moncada a los de Entença, revierte de nuevo a los de Moncada en 1558. Francesc de Moncada, como nuevo señor de Almatret, hizo establecer unas ordenaciones municipales. El pueblo pasó a regirse por un consejo, tres jurados y un alcalde, que controlaban la panadería, la taberna, las tiendas, las bestias y los rebaños que entraban dentro de los rastrojos y barbechos, las mercancías de venta pública, las entradas y las salidas de las murallas ... En las 88 ordenaciones, o leyes, hay numerosas medidas para reglamentar aguas, cultivos, ganado, limpieza de balsas y pozos, caminos ... y ya aparece la explotación del carbón. Este documento es un documento administrativo, judicial y penal. A través de estas ordenaciones podemos observar cuáles eran las preocupaciones básicas de la población y del señor y también cuáles eran las faltas en las que las personas solían incurrir. Cabe destacar que dichas ordenanzas están escritas íntegramente en catalán pre-normativo perfectamente comprensible; su presencia en un documento público es indicio del uso legal de la lengua.

IWS

Mapa Web